Blog

Soñar no es suficiente

Photo by Andrey Larin on Unsplash Termina octubre y me despido de un mes accidentado, de colisión, de volver a replantearse ideas. Por supuesto, han ocurrido cosas muy positivas, pero los cambios de estación me llevan por el infierno. En la puerta del Sol ya han abierto los puestos ambulantes de…

leer más

Última fase

El mes llega a su fin. Noviembre es un mes extraño, frío, que nos hace pensar en las vacaciones de Navidad antes de hora. Desde hace unos años, ni siquiera eso. Me retiro unos minutos para escribir en el blog y dejar la novela a un lado. El otoño me…

leer más

Intenso

Amanece en Madrid otro día más. Café en el bar y el vaho de los coches que van a la oficina. Viernes, escritura y fin de semana. No espero nada y, a la vez, lo quiero todo. Los correos se acumulan -para variar- en la bandeja de entrada. Saco tiempo…

leer más

Feliz, pero no contento

Hoy suena Kurt Vile en casa, sin avisar, cantando una de esas canciones que me llevan al pasado. Hace un año, la misma canción sonaba por mis auriculares. Recuerdo despertar en Dubai, a treinta grados en pleno octubre, y ver una monstruosa ciudad de torres de edificios vacíos, de tierra…

leer más

Modo avión

Llevo un tiempo dándole vueltas a la idea de desconectar (casi) por completo. El mes que tomé de vacaciones, me sirvió para entender algunas cosas sobre la situación en la que me encuentro. Antes de irme de viaje, alcancé un estado de empuje bastante alto, en todas las áreas de…

leer más

El problema de la felicidad

  La mesa cargada de copas con Aperol Spritz, ese cóctel dulzón que tan de moda estaba y que tan rápido se subía a la cabeza. El sol se escondía por los edificios, pero la brisa caliente se quedaba entre nosotros. Éramos unos cuantos. Quizá demasiados. En ocasiones, tres son…

leer más

Si hay agua, como en casa

  Salimos disparados del aeropuerto de Modlin en dirección noreste. Pensé que haría más frío, pero no me podía quejar. Después de todo, no esperaba nada del tiempo en aquella zona. Unos kilómetros después, nos habíamos alejado de la ruta convencional para meternos por carreteras que sólo Dios y mi…

leer más