Levantarse

Es junio, el calor ha venido para quedarse y atrás quedan los días fríos y grises que tanto mal hicieron… En la bandeja de entrada tengo treinta y dos correos por responder. Siento que me faltan las horas, que el tiempo se escapa de mis manos cuando tiro de la cisterna del inodoro. Hay quien desaparece porque lo necesita, pero yo ni siquiera tuve elección. A final de año, ya predije que 2017 sería un año especial y no me faltaba razón. Llegado al ecuador, la intensidad sigue siendo la misma desde el minuto uno. Por supuesto, no tengo esperanzas a que el ritmo baje y preveo que el año termine así, lleno de sorpresas. Podría decir que está siendo el peor/mejor año de toda mi vida, al menos, el que recordaré para siempre como algo diferente.

Aún así, he tenido la disciplina de sacar adelante El Maestro, Caballero, La noche del fuego y ahora, en unos días (a pesar de que voy a contrarreloj, me gustaría que saliera el día 13 de junio) Don, mi última novela, la historia de un multimillonario que llega donde la justicia no es capaz. Un hombre con un pasado turbio, impasible ante los criminales. En este vídeo se puede ver el tráiler que hice para el libro y aquí leer el adelanto de seis capítulos. 

Será por el tiempo y la acumulación de todo, pero me siento como Rocky Balboa en Rocky IV, luchando contra Drago, que es mi representación de la vida durante estos últimos días. Han sido meses de éxitos y fracasos, de malos movimientos financieros y decisiones a destiempo. Época de trasnochar frente a la pantalla, llenarme de energía, pero también de caerme, planteármelo todo y volver a empezar. Meses de despertar con el corazón en un puño y tener ganas de mandarlo todo al carajo, pero ahí reside la importancia de ser fuerte y completar los procesos. Estocadas para darme cuenta de que hace falta seguir trabajando y no me puedo dormir en los laureles, de que la incertidumbre sólo crea un miedo innecesario. Hasta el 30 de junio no podré anunciar públicamente algo que me quema por dentro, pero tendremos que ser pacientes. Un gran cambio está por llegar (y pronto podré compartirlo con vosotros).

Los malos tiempos no perduran ¡Pero las personas de temple sí!

—Robert Schuller.

A partir de julio espero retomar con frecuencia las publicaciones en el blog y subir más vídeos -así como seguir trabajando en nuevas historias-. Nuevos retos, nuevos ciclos que se abren y otros que se cierran. Desde hace días, el cuerpo me tiembla demasiado al pensar en lo que está por llegar.

Echo la vista atrás y siento que han pasado años, aunque no más de seis meses. Tomar las riendas del camino que he decidido tomar no es sencillo, aunque el más gratificante que he encontrado en mi vida. También sería muy idiota pensar que esto lo he logrado gracias a mí. De ningún modo. Sin vosotros, quienes me leéis -y quienes realmente me importáis-, esto no habría llegado a ninguna parte. Tengo las herramientas y los canales pero, como siempre, son las personas las que conectan con otras.

Finalmente, sólo pediré una cosa. Cada vez sois más quienes me leéis y compráis mis libros -algo que agradezco infinitamente-. Tan sólo pediría que dejarais un comentario en Amazon, algo breve, ya que, para ellos, es la manera de que un libro siga en alza. Dejo los enlaces abajo. Gracias adelantadas. Si insisto, es porque necesitan de vuestra ayuda. Gracias adelantadas.

Hoy, más que nunca, la vida es una carrera de fondo.

Saga Caballero

Saga El Profesor

Otros

 

1 Comment