Abogando por lo pulp

wooden armchair

Que el pulp vuelve, no es una noticia. El género goza de salud, entre las sombras, pero noto un cierto por resucitar algunos aspectos que parecían olvidados por las audiencias de masas. Siempre he reconocido que me he visto más ahí que en otra parte. Posicionarse tiene sus riesgos, pues te descarta de lo tradicional, de la tendencia líquida y de lo que está de moda en un preciso momento. Esta semana de claroscuros (templada y ahora más fría) he avanzado con la próxima entrega de Maldonado y estoy muy contento con el resultado. Para quien no sepa de lo que hablo, Maldonado es el detective privado protagonista de Una Mentira Letal, mi libro más reciente, y del que Cristina Grela, la jefa del noir, ha reseñado en su fantástico blog. Recomiendo que la leáis, y también que profundicéis en el blog, ya que el contenido vale oro.

Por otro lado, ayer emitimos el segundo programa de Contraportada, que lo podréis encontrar en breve en todas las plataformas de contenido, pero que ya se puede ver en Facebook, como cada jueves. Fue una charla muy entretenida e interesante en la que hablamos de nuestros peores momentos como escritores y también salieron a la palestra algunos temas delicados referentes al mundo literario.

Para acabar, dado que es puente y las calles están vacías de coches (no sé muy bien dónde estarán, ya que no se puede ir muy lejos en este país), recuerdo que con suscripción de Amazon Prime, se puede leer gratis la primera trilogía de Caballero. Para los más avanzados de la serie, pueden disfrutar de Los Cuatro Sellos (la décima de Gabriel Caballero) por menos de dos euros y Odio, la precuela de Don, por unas monedas de céntimo de euro. Quien quiera leer este largo y helado fin de semana, lo tiene muy fácil.

Seguimos peleando, avanzando un poco más, haciendo historias de lo cotidiano y dejándonos llevar por esos párrafos llenos de magia.

Pronto, más. Mucho más.