Blog

Costumbre

Sale el sol después de una jornada de lluvia, aunque no parece que importe mucho. Esto va para largo. Nos aumentan la reclusión quince días más, algo que no es problema. No me importa lo largo que sea, como si estamos tres meses hacinados en casa, siempre y cuando termine…

leer más

Juego de cartas

Esta cuarentena me ha puesto un poco en órbita. He tenido tiempo para leer y terminar algunos títulos que parecían interminables, pero también para ver algunas películas que no había visto aún (El Irlandés) y otras que hacía mucho que no veía (como Goodfellas o Collateral). Echo de menos algunas…

leer más

Lavarte las manos

Llevo cinco años escribiendo en esta bitácora con moderada frecuencia. Esta mañana estaba echando un vistazo a lo que escribía cuando empecé. Cinco años en la web, siete contando historias de forma seria. Recuerdo el último día de 2019, en Valencia, haciendo un pacto conmigo mismo, diciéndome que este iba…

leer más

Histeria y estoicismo

Estos días son complicados para todos, incluso para mí. Hoy Madrid parece una ciudad zombie, propia de película apocalíptica. En las últimas jornadas se ha visto de todo, desde imbecilidad a histeria. El ser humano en su máximo esplendor, sacando sus instintos más primarios, pensando únicamente en su clan, su…

leer más

Somos lo que vivimos

  Recuerdo la primera vez que leí París era una fiesta de Hemingway. Tenía veintiún años, unos cientos de euros en la cartera, estaba perdido en la estación de ferrocarriles de Katowice y había un metro de nieve apilado junto a los andenes. Era un día gris, helado y desconcertante….

leer más

Fantasmas y demonios

Todos tenemos fantasmas. Y también demonios. Los míos salen de vez en cuando, sin avisar. A veces, juntos. Otras, separados. En ocasiones levanto el pie del acelerador cuando voy cuesta abajo, creyendo que está todo bajo control, pero no siempre es así y descarrilo. Sucede a menudo y, pese a…

leer más

Vivir a medio gas

Me dijo que se convertiría en una gran actriz y le respondí que ya tenía media batalla ganada. La chica de Buenos Aires nunca tiró la toalla, al menos, mientras soñó despierta. Nos conocimos por accidente en la tienda del barrio. Me pidió que le bajara una caja de huevos…

leer más